FESTIVALES DE TERROR (sangre y nada más)

 

Cabin-Fever-(film)-wallpaper

Me encuentro inmerso en un proyecto de cortometraje de género algo distinto al que se viene conociendo en el ámbito del cortometraje. Se trata de una historia de terror que se encuentra comedida en los baremos del drama. Y con esto surge siempre la duda: ¿gustará en festivales?

La pregunta es destacable, pues la mayoría de los festivales de terror buscan la sangre, el asesinato, de alguna forma el Slasher, y dejan fuera gran parte de cortometrajes con menos  sangre, pero de mayores matices en guión, construcción de personajes, arte, etc… en definitiva, cortos más cuidados y de menos impacto visual.

secuencia-01-00_03_37_20-imagen-fija001

La cuestión es que se echa un poco de menos la valoración cinematográfica en ciertos festivales de terror. Me parece bien que se defina el estilo, que en las bases recalquen cuales son las temáticas favoritas o los criterios de selección y así evitar una distribución en vano. Pero no suele ser así, los festivales de menor categoría prefieren hacer alarde de la cantidad de cortos que han llegado sin importarles en absoluto el esfuerzo y el dinero que hay tras una distribución.

A día de hoy existen festivales de terror y fantástico que examinan la calidad del producto que les llega, y esos son los realmente interesantes para quienes se dejan la vida en una producción encarecida por conseguir un buen trabajo cinematográfico.

Encarecida no tiene por que ser económicamente, puede tratarse de una producción humilde pero con todos los factores sacados a relucir de igual manera. Trabajarse una buena producción no está solo en manos de los adinerados…. Las ayudas, crowdfunding, colaboraciones materiales y de más, están a la orden del día para conseguir una factura cara “low cost”.

Slasher-1

La cuestión, y lo que reivindico son festivales más comprometidos con el cine, y menos con la competición de número de cintas recibidas… y por supuesto una valoración más allá de “llenar asientos”. Tal vez poco a poco veamos la evolución.

FESTIVALES (no todo el monte es orégano)

casual-films-shoot

Y con el cortometraje llegaron las plataformas de festivales, y con ellas los caraduras que han hecho un negocio de ello.

Sí, cada vez son más los festivales fraudulentos que existen en plataformas como Festhome o Filmfreeway, por poner un ejemplo. Se trata de festivales que cobran una tasa por lo general de entre 5 y 20€ para no llamar demasiado la atención, y que en muchos casos no se proyecta corto alguno, o en su defecto se hace una proyección justificada en alguna casa de cultura de la localidad o el bar de un amigo. De esta forma queda justificado el cobro, y con la mención de los seleccionados en una Web basta para lucrarse mensualmente o incluso semanalmente.

Un festival que se hace mensualmente y cobra, es para desconfiar de él. Aprovecharse de las ilusiones de los cortometrajistas (en la mayoría de los casos novatos) es tener mala leche, pero claro, la pela es la pela, y frente a eso la desconsideración debe ir por bandera.

Las plataformas investigan los festivales para ver si son fraudulentos, pero consideran que una Web, y una proyección lo justifican, cosa que no basta. Los festivales deberían estar garantizados, empezar a controlarlos y que realmente merezcan la pena.

A estas alturas hay supuestos festivales que desprestigian más que otra cosa, para los festivales reales y sus seleccionadores, son ya conocidos los “laureles” de cada uno de estos fiascos, y por consiguiente la imagen del cortometraje queda en entredicho, llegando a tener prejuicios sobre dicho trabajo.

150915160516_tecnologia_estafas_redes_sociales_fraude_624x351_thinkstock

Esto es como todo. Algo aflora y de él se saca la picaresca, pero por suerte estas cosas terminan controladas gracias a la evolución del mismo sector.

Por otra parte el hecho de pagar por entrar en un festival y ser seleccionado, crea una adicción similar al del ludópata: pago, consigo, quiero más.

Cuidadín con esto, no todo el monte es orégano decía el refrán.

LA SELECCIÓN DE CORTOS (una dura tarea)

Hace poco tuve la oportunidad de volver a ser seleccionador en un festival nacional de una conocida ciudad española, y poder ver así como está el mercado del cortometraje a día de hoy, pues han pasado más de seis años desde que no veía el abanico de lo que se cocía en nuestro país en este formato.

Por lo general el propio festival cuando te contrata, te da las pautas básicas que ellos mismos adoptan para seguir un criterio de selección, en este caso eran tres:

  1. Buena calidad.
  2. Buena interpretación.
  3. Que emocionen de alguna manera.

La cantidad de cortometrajes presentados pasó con creces los 500 cortos, y de ahí saqué varias conclusiones.

El corto de ahora se presenta en general con una factura bastante considerable y alcanzando los 20 minutos en su gran mayoría. Algunos cortos superan la cifra de los 40.000€, algo con los que muchos se marcarían una peli low cost, seguro… Pero también encontré obras que probablemente no superasen ni los 100€, como “SAVE” de Iván Sainz-Pardo, un cortometraje con más de 40 premios en su palmarés y que narra una historia inquietante en un estupendo plano secuencia.

14563589_10154332716290342_6808660415508682175_n
Iván Sainz-Pardo en el rodaje de “AINHOA”

La calidad de imagen sacada de cámaras 4k, 8k, y formatos que seguramente desconozco, relucen con fuerza cuando el director de fotografía sabe bien como darles uso. Cortometrajes como “ULISES” de Aitor Gutiérrez, que rebosan profesionalidad por todas partes, con una magnífica producción artística, una interpretación magistral por parte de actores profesionales, y en general una producción monumental, hacen que el cortometraje alcance niveles mayores que los de hace 6 o 7 años, donde dejé de seguir el panorama nacional.

588208062_780x439

También he encontrado historias de bajo presupuesto, filmadas con las obsoletas cámaras de fotos, pero que sabían contar historias, eso sí, acostumbrar el ojo a movimientos de cámara con equipo profesional, hace difícil el cambio de chip para valorar el trabajo más humilde.

Está claro que igual que pasó hace años con los formatos SVHS, Mini DV o HDV, el FULL HD también está pasando a la historia dándose de lado por los festivales que apuestan por formatos más profesionales a sabiendas de que ahora son asequibles. Las ópticas a día de hoy son una clara carta de presentación según le das al play, y esto digan lo que digan, es así.

Dentro del formato corto siguen presentándose historias  más para festivales clásicos, como es el caso del cortometraje de Carlos Polo “HOME, SWEET HOME”, con una narración más poética y con claras pretensiones de victoria en festivales de clase A.

También tenemos cintas más arriesgadas que mezclan el cine ochentero americano en tierras españolas, hablo de Fernando Fernández Gómez con su tributo al cine yanqui “DOWNUNDER”, divertidísima y con unas interpretaciones que hacen que los minutos vuelen, un viento fresco que alivia las horas de visionado sin duda alguna.

17159281_752867191544407_189573220923215361_o

A mí, que me encanta el cine crudo y sombrío de Haneke, con lo cual me llamó la atención gratamente el corto “EL VESTIDO” de Javier Marco, que narra la escalofriante anécdota de un duelo en la vida de una familia de clase baja. Una cinta rodada con tiempos largos, y una fotografía realista que te sumerge en una atmósfera casi documental… yo lo vi en formato 4:3, algo que me sorprendió, pero que no le restó atención.

El-vestido-1

En definitiva el cortometraje ha subido mucho de nivel, y es muy difícil seleccionar tanto buen trabajo. En mi caso tuve suerte porque el festival admitía hasta 40 obras, pero si hubiera tenido que seleccionar un total de 15 o 20 como es en muchos casos… habría sido muy frustrante.

DOODLEBUG (el tercer corto de Nolan)

17754

¿Como sería un cortometraje para Notodofilmfest de Christopher Nolan?

Pues más o menos tenemos una prueba con su tercer cortometraje de 1997 llamado “Doodlebug”, en el que en poco menos de tres minutos nos sumerge en una historia minimalista, de un único protagonista, y que acapara toda la atención del espectador por su inquietante fotografía y su maravillosa manera de ser filmado.

Tras este corto se atrevería con un largo que le costaría 6.000$, y en el que nadie cobró un solo dólar. El largo se llamaría “Following”, no llegaría a salas de cine, pero triunfaría en festivales de cine independiente. Esto le llevó al interés de una productora por su siguiente trabajo “Memento”, el cual tendría un coste de 9.000.000 de dólares, con el que dio el salto al cine profesional.

ZERO (sin gravedad)

897

Hace ya mucho tiempo que David Victori ganó el concurso de cortos de YOU TUBE que organizaba Ridley Scott. Su proyecto, nacido de este concurso, tardó en gestionarse, y por fin he podido verlo a través de Movistar +, plataforma que se agradece sobremanera.

SINOPSIS:

Padre e hijo están emocional y físicamente separados el día en que la Tierra pierde la gravedad de forma intermitente. El niño deambula obsesionado con el reciente fallecimiento de su madre; el padre trata de encontrarle. Un cortometraje producido por Michael Fassbender y Ridley Scott. 

Me ha encantado este proyecto tan arriesgado, que si tengo a bien entender, era un capítulo piloto para una serie, pero no estoy seguro. La cosa es que sea como fuera, me llamaba tanto la atención este argumento como cuando Spielberg anunciaba su película remake “La Guerra de los Mundos” (War of the Worlds) allá por 2005. Y no es para menos, la realización de este trabajo recuerda mucho a este tipo de películas.

zero-miniserie-david-victori

Una anomalía tan destacable como la perdida de gravedad por momentos en la tierra, rápidamente haciéndose eco en medios de comunicación, con un niño confundido por la repentina perdida de su madre, y un padre perdido en la soledad de la desdicha…. parece sin duda una receta de Spielberg.

Victori le da una tonalidad casi idílica a la fotografía, en ocasiones parece que todo se desarrolla en un sueño. La trama principal y compleja de la cinta se apacigua con la poética historia del chaval (Felix Avitia) en busca de una respuesta a la perdida de su madre.

Una escena tierna a la vez que dura, surge cuando el culpable de la muerte de su madre, un individuo que destrozado por lo ocurrido acude asiduamente al lugar de la tragedia a llevar flores, dota al cortometraje de un dramatismo que logra hacer olvidar el problema que acecha a la tierra.

Personalmente me encantan las escenas donde todo comienza a flotar… una fidelidad al cine de ciencia ficción que jamás aburre, y que gusta ver… sentirte parte de ese momento es algo que no todos los directores saben trasmitir, y David lo hace de lujo.

original

En una de las secuencias finales, el niño protagonista hace alarde de un momento dramático espectacular. Un niño que entre llanto, rabia y odio, expresa su desconcierto al saber que ya jamás verá a su madre… Victori utiliza una palabra que jamás he oído en este tipo de situaciones cinematográficas… la palabra “duele”. Una palabra que me desquebrajó por dentro, que me abofeteó, una palabra simple y directa que solo un niño puede utilizar para describir la desolación que sufre…

ZERO es un cortometraje muy arriesgado que habla muy bien de David Victori.

Simplemente maravilloso.

 

CORTOMETAJES LEGALES (¿la destrucción de un sueño?)

dsc_0127

LA EVOLUCIÓN DEL CORTOMETRAJE

La evolución del cortometraje tiene un doble filo, cada vez se hacen más presentes en festivales y en plataformas como Movistar +, pero como contrapunto la exigencia es mucho mayor.

Hace 10 años los cortometrajes no eran tan conocidos, los programas de edición de video domésticos aun no eran controlados por todos, y por supuesto las cámaras de video eran plenamente caseras, pensadas sólo para filmar la comunión del niño, el bautizo, o las vacaciones de verano… poco más. Las cámaras de fotos agregaron la función de video dando así una calidad mucho más profesional a los trabajos, y gracias a esto, y a los programas de edición domésticos, mucha más gente se lanzó al mundo del corto.

Antes era complicado encontrar festivales para enviar el corto, había que buscarse la vida no solo para encontrarlos, sino para seguirlos, pues internet no era la herramienta que es ahora.

Las plataformas de Internet se están comiendo a las distribuidoras, de hecho, las distribuidoras utilizan ya las plataformas, y es que no tiene sentido pagar material físico (caratulas, cajas, etc.) por algo que es plenamente digital. Como digo, las plataformas de distribución (Festhome, Movibeta, etc) se han hecho con el mercado, y han hecho, de paso, un buen negocio.

Algunos festivales han optado por cobrar la inscripción para financiarse el festival, otros te cobran algo simbólico para cribar de algún modo material amateur, y otros simplemente son un timo.

EL CORTOMETRAJE PROFESIONAL

Los festivales de Clase A, estos son los que si eres seleccionado, o los ganas, te dan un pase directo a la preselección de los Goya, por ejemplo. Pues estos festivales son cada vez más, y más exigentes. Para ser nominado al Goya es necesario que tu producción sea legal, esto es que tengas dado de alta al equipo en la seguridad social (autónomos, lo que sea, pero legal), son exigencias de la academia que es criticado por unos y alabado por otros.

Se trata de un tema peliagudo, pues el cortometraje hasta hace nada era considerado como una forma de aprendizaje frente al largo, y poco a poco se ha ido reclamando su condición como cine en toda regla, y claro, si esto es así, pues tendrá las mismas condiciones que rodar un largometraje.

maxresdefault

Es cierto que hay dos tipos de producciones de cortometraje, las de mucho presupuesto y las de poco. Las producciones que consiguen esos 20 o 30 mil euros para rodar, se permiten la legalidad requerida, los que se ruedan con 500 0 1000 euros lógicamente no.

Algunos debates en la red han acogido radicalidades como “si no puedes dar de alta a la gente en tu corto, no lo hagas”, algo que me sorprende cuando en su Facebook parece ser de izquierdas y de mente liberal… a mi me parece una forma de pensar bastante fascista y represiva, pero claro, es solo mi opinión.

Restringir la creatividad, el talento y la pasión por no tener dinero es poco más que deleznable. El cine es libertad ante todo, y poco a poco lo van reprimiendo las intransigencias laborales como si de un negocio a pie de calle se tratase. Y no critico al hecho de ser “legales” sino el clasismo que se ha generado en torno a ello, que sin duda lo hay.

Muchos actores, entiendo que nuevos en esto, critican en hilos de conversación donde se anuncia un papel para un corto NO remunerado; alegando precariedad y humillación para el sector, pero he hay mi pensamiento de “nuevos en esto”, porque es evidente que no todos pueden pagar un sueldo, y si seguimos ese razonamiento, jamás pagaríamos a actores NO conocidos, pues dentro de las “reglas del marketing” rige el tener caras conocidas en los trabajos para mayor impacto.

time_code

Hay que entender que el cortometraje de bajo presupuesto sirve para la liberación/expresión de su director, y lo mismo para el equipo, pues trabajar en el cine siempre es pura vocación. Tenemos que mirar este tipo de producciones como una oportunidad de crear cine, aprender, tomar tablas y subir un escalón profesionalmente, porque no hay otra manera de aceptarlo. Son muchos los actores profesionales que han pasado por cientos de cortos, quienes no dedicamos a esto hemos visto crecer a actores hasta su nominación a Los Goya o ser premiados… un claro ejemplo en este año es Luis Callejo, una cara familiar en el mundo del corto, el cual le dio la oportunidad de darse a conocer y de construir el profesional que es ahora.

Cuando leo comentarios ofensivos hacia los directores en anuncios no remunerados, no puedo evitar acordar de lo duro que es sacaran una producción sin apoyo económico, y creo que eso no lo saben ver quienes lo critican de tan mala forma.

thumb_6101_media_image_1144x724

Quien se mete en la realización de un cortometraje termina entendiendo los dos lados de esta pasión… sabes que tanto un corto sin presupuesto, como con el, es siempre difícil de sacar adelante. Es difícil conseguir el dinero, pero una vez lo tienes la cosa ya no es tan cuesta arriba. En cambio, sacar una producción sin un duro, es una locura de principio a fin porque la moral y la ética ya no es la de un niño, y sabes que todo el esfuerzo y el tiempo de tu equipo es difícil de recompensar, y sobre ti cae la responsabilidad de que ese trabajo llegue lejos.

Para concretar quiero dejar claro que estoy a favor del corto profesional, con todo debidamente realizado en términos legales, y reivindicar un nuevo modelo para quienes no consiguen esas ayudas. Tal vez la evolución haya perjudicado reprimiendo los sueños imparables de quienes aman y quieren hacer cine. Y eso no debe ocurrir en una profesión que antes de llamarse así, es, y ha sido siempre el sueño imparable de muchos.

maxresdefault-1

VAMPIRO (otra Joya de Montoya)

captura-de-pantalla-2017-01-28-a-las-17-33-00

la-muvida-spoiler

Después de “LUCAS” (2012), un corto de Alex Montoya que te revolvía el estomago con un tema sobre pederastia magníficamente interpretado por Luis Callejo, nos deleita ahora con otra temática de muy mal gusto, la prostitución callejera. Un mundo sucio por donde se arrastran todo tipo de individuos, y donde las chicas siempre están en peligro.

Me sorprende como consigue ahondar en un personaje tan sombrío como el interpretado por Jorge Cabrera, debo destacar las magistrales interpretaciones de sus dos protagonistas: Jorge Cabrera e Irene Anula, plenamente naturales y creíbles.

Carlos interpreta a un individuo que se acerca a una prostituta con el fin de sacarle información para una historia literaria, el buen rollo y su carácter comprensivo nos hacen simpatizar, pero poco a poco nos vamos dando cuenta de sus verdaderas intenciones, alimentarse de la vida de la prostituta para conseguir el excitamiento que necesita. Un vampiro que se alimenta de las desdichas de los demás para “ponerse cachondo”, un psicópata sin escrúpulos que pone los pelos de punta.

La verdad es que sorprende como por la mente de Montoya caben este tipo de historias turbias y rebuscadas… es como buscar en el doble fondo de un cajón y encontrar lo que realmente esconde para sorpresa de todos.

captura-de-pantalla-2017-01-28-a-las-17-32-51

A parte de la sorprendente doble moral de su personaje, y la maravillosa interpretación de su protagonistas, hay que destacar el mimo de su director… los colores, los planos poéticos dentro de un ambiente desolado donde se ejerce la prostitución. El color oxidado de la pasarela que de alguna forma se mantiene en el etalonaje durante el resto de la cinta. La paciencia de su director a la hora de buscar localizaciones acordes, composiciones de plano repletos de sutileza, que no dejan un mascado concepto de arte, sino que se respira sin que uno llegue a percatarse por completo hasta analizarlo después.

Montoya es un director con un gran talento, y pronto podremos disfrutar de “LUCAS” en largometraje, algo que espero con impaciencia.